Proyecto

Organizar una Asociación de “Custodios del Acueducto Tembleque” para restaurar y cuidar el Acueducto del Siglo XVI.

Esta Asociación se formará a nivel federal, estatal y local integrada por elementos honorarios y ejecutivos que participen materialmente con aportación económica y en especie (faena).

La finalidad de esta obra es cultural, histórica y ambiental.

No es un sistema de agua. Se restablecerá el caudal del Acueducto por medio de esclusas (trampas de madera que eleven en tiempo de sequía el nivel del agua ) para mantenerlo húmedo.

Ubicación del entorno

En el Municipio de Zempoala Hgo., existe la obra hidráulica más notable de América Antigua construido por el Padre Tembleque en 1560.

– Un acueducto de 44 km aproximadamente de extensión entre Zempoala y Otumba con un desnivel 200 a 250 mts.

– A lo largo del trayecto en el lomerío se hace un tajo para conservar el desnivel o la pendiente requerida (Los Hondones).

– En las barrancas se recurre a Arquería romana. El arco más grande es mayor que el de cualquier nave colonial de América bajo el cual cabría el arco de la nave central de la Catedral de México.

– Esta magnificencia arquitectónica se enriquece con el sentido social que la inspira: dotar de agua al pueblo que vive en el árido altiplano.

– A lo largo del trayectos se van situando cajas de agua que ofrecen su servicio a las comunidades humanas y al ganado.

– La incultura y el egoísmo han sido enemigos de este monumento que ha sufrido destrozos a través de la historia.

En las actas de convenio de agua entre Zempoala y Otumba se habla continuamente de reconstrucción. A la llegada del Emperador Maximiliano se promete un restauro, que no se efectuó por problemas políticos.

– Al modernizar la conducción del agua se entubo la de los manantiales que alimentaba al Acueducto y este quedo en el abandono.

– El Gobierno Federal doto al pueblo de Zempoala de un sistema hidráulico nuevo y el vetusto Acueducto fue olvidado y ha llegado, quizá al momento más crítico de su historia entre Tecajete y Zempoala.

– Los pueblos de Zempoala y Santa María Tecajete escogieron los mejores manantiales y aun se instalaron bombas hidráulicas que quitaron el agua del caño original.

– Dada la naturaleza el ambiente árido basta poco tiempo para que esta obra, sí se abandona muestre destrucción. Hace diez años el sistema funcionaba desde el tramo:

Manantiales – Hacienda de Tecajete.
Hacienda de Tecajete – Hacienda de Arcos.
Hacienda de Tecajete- Aljibes Zempoala.

– Los aljibes, que siempre estuvieron llenos de agua, de agua casi viva, que entraba y salía para dar servicio a la comunidad, ahora están llenos de basura.

– Los caños están cortados, aunque hubiera agua en tiempos de lluvias el agua no llegaría a los aljibes, antiguos depósitos para servicio del pueblo.