Cajas de agua

Las cajas de agua son sencillas, no son espectaculares como en otras partes, son hermosas las que se encuentran cercanas a la Hacienda de Tecajete, la de Hacienda de Arcos y una cajita en el cerro de Acelotla, al poniente, cercana al sitio donde vivió el árbol llamado “arbolito del padre Tembleque”, donde el padre descansaba.

Estas cajas ofrecían agua filtrada en un arenero integrado por tres tubos de barro. No sabemos su funcionamiento, sólo hemos visto su estructura. Supuestamente el agua bajaba, subía y brotaba. No se sabe como se limpiaba el arenero, pero el agua debió ser limpia, sabrosa y libre de barro.

Durante el trayecto del Acueducto Tembleque, existen diversas cajas de agua con muchas formas, grandes, pequeñas, vistosas, etc., en ellas, podemos ver diferentes expresiones, tanto de cultura como de conocimientos de hidráulica grandes aportaciones de nuestros antepasados indígenas y el padre Tembleque.

Acueducto Tembleque, joya del mestizaje, que merece admiración, conocimiento y cuidado de todos nosotros.

“Esfuerzo, dedicación y testimonio del Padre Tembleque, realizan un momento cumbre de la humanidad”.